Tanto los autónomos como los pequeños empresarios viven cada tres meses uno de sus momentos más amargos. El pago trimestral de impuestos como el IRPF o el IVA ante la Agencia Tributaria y su entrega en tiempo y forma correctos, es un paso obligado que todos ellos deben dar si no quieren ser sancionados por “recargos extemporáneos”.

Muchas veces, dar este paso, es sinónimo de quebraderos de cabeza y tensión, pero está demostrado que siguiendo los pasos adecuados puede convertirse en una tarea mucho más sencilla de lo que imaginabas.

Utiliza hojas de cálculo

Utilizar hojas de cálculo es la mejor manera para llevar un control riguroso de los ingresos y gastos de nuestra empresa.
Utilizar hojas de cálculo es la mejor manera para llevar un control riguroso de los ingresos y gastos de nuestra empresa.

Es la mejor manera para llevar un control riguroso de los ingresos y gastos de nuestra empresa. Existen cientos de aplicaciones y programas específicos para los diferentes modelos oficiales, aunque la mayoría siguen la misma estructura. Otra opción es crear una hoja de cálculo en Excel enfrentando ingresos y gastos. Es aconsejable incluir una columna con cada tipo de impuesto para tener un conocimiento pormenorizado de cada movimiento.

Mantén un control de las facturas de ventas

Perder un papel es sencillísimo, pero si ese papel es una factura de tu negocio, será además un problema. Por ello es esencial tener un lugar reservado donde guardar las facturas.

Da igual que sea un cajón, un archivador, un sobre… Elige un lugar específico. De esta forma, cada tres meses resultará sencillísimo encontrar todas las facturas.
Da igual que sea un cajón, un archivador, un sobre… Elige un lugar específico.

Da igual que sea un cajón, un archivador, un sobre… Elige un lugar específico. De esta forma, cada tres meses resultará sencillísimo encontrar todas las facturas.

¿Conoces los modelos que debes utilizar?

El modelo correspondiente al IVA es el 303. En el caso del IRPF, se utilizan los modelos 115, para arrendamientos, y 111 para otros gastos.
El modelo correspondiente al IVA es el 303. En el caso del IRPF, se utilizan los modelos 115, para arrendamientos, y 111 para otros gastos.

Para presentar la documentación correctamente, debes tener en cuenta que a cada impuesto le corresponde un modelo concreto. El modelo correspondiente al IVA es el 303. En el caso del IRPF, se utilizan los modelos 115, para arrendamientos, y 111 para otros gastos. Si no encuentras el modelo adecuado, no te preocupes. Puedes encontrar toda la información necesaria en la web de la Agencia Tributaria.

No esperes al último momento.

Para evitar el pánico de última hora, conviene recordar los plazos establecidos por la Agencia Tributaria para el pago de impuestos trimestrales.
Para evitar el pánico de última hora, conviene recordar los plazos establecidos por la Agencia Tributaria para el pago de impuestos trimestrales.

Aunque parezca una obviedad, lo más importante es no sobrepasar los plazos establecidos por Hacienda. Para ello conviene no esperar al último momento. Siempre puede desaparecer un papel, irse la luz o caerse internet. Para evitar el pánico de última hora, conviene recordar los plazos establecidos por la Agencia Tributaria para el pago de impuestos trimestrales:

  • Primer Trimestre: del 1 al 20 de Abril (hasta el 15 para domiciliar), ambos inclusive.
  • Segundo Trimestre: del 1 al 20 de Julio (hasta el 15 para domiciliar), ambos inclusive.
  • Tercer Trimestre: del 1 al 20 de Octubre (hasta el 15 para domiciliar), ambos inclusive.
  • Cuarto Trimestre: del 1 al 20 y 30 de Enero según sea IRPF o IVA (hasta el 20 y 25 para domiciliar), ambos inclusive.

Existe un camino mucho más fácil

Externaliza tu departamento de contabilidad y fiscalidad y desde Ad&Law nos encargaremos de gestionar todo lo relacionado con la gestión de tu facturación.
Externaliza tu departamento de contabilidad y fiscalidad y desde Ad&Law nos encargaremos de gestionar todo lo relacionado con la gestión de tu facturación.

Ahora bien, si realmente no te quieres volver loco controlando meticulosamente cada gasto de tu empresa, tenemos otra solución mucho más rápida. En Adandlaw nos ocupamos por ti. Externaliza tu departamento de contabilidad y fiscalidad y nosotros nos encargaremos de gestionar todo lo relacionado con la gestión de tu facturación. Para que el pago trimestral de los impuestos no te quite ni un minuto de tu valioso tiempo.