Hacienda ha incorporado el Documento Europeo Único de Contratación (DEUC), un formulario que permitirá a los empresarios y agentes económicos españoles simplificar la documentación para la contratación de una licitación en otros países de la Unión Europea. El DEUC consiste en una declaración formal de la empresa interesada en participar en una contratación pública que recoge que la compañía cumple los requisitos legales para participar en ella.

Gracias al DEUC, la empresa o persona interesada en la oferta, no tendrá que proporcionar pruebas documentales completas y diferentes formularios, como anteriormente y se ahorrará mucho trámite burocrático. En definitiva, el proceso será mucho más simple y rápido, y favorecerá el flujo de ofertas y oportunidades de licitación entre los países miembros, ya que solo tendrán que aportar el Documento Europeo único de Contratación, junto a su presupuesto para la oferta.

El DEUC está disponible en todas las lenguas de la Unión Europea y se ofrecerá exclusivamente en formato electrónico a partir de octubre de 2018. Además, la Comisión Europea proporcionará un servicio gratuito en línea para los compradores, licitadores y las demás partes interesadas en la cumplimentación del documento que deseen entender su funcionamiento. Este documento en línea puede rellenarse, imprimirse y luego enviarse al comprador junto con el resto de la oferta, por correo ordinario. O bien, si el procedimiento se realiza en su totalidad telemáticamente, este puede exportarse, almacenarse y transmitirse de forma electrónica.

Además, el DEUC puede reutilizarse para otras ofertas de licitación, puesto que solo acredita información sobre el estado de la empresa, siempre y cuando éste no cambie. Ya que los licitadores podrán ser excluidos del procedimiento de selección, incluso de enjuiciamiento, si la información contenida en el DEUC se ha falseado, se ha ocultado o no puede complementarse con documentos justificativos.

Otras directivas europeas que hacienda quiere impulsar y que deberán estar operativas a partir de 2018 son el uso de manera intensiva de los medios electrónicos en los procesos de licitación pública, la presentación de ofertas, evaluación de las mismas, comunicaciones y demás actuaciones complementarias. Una obligación que se espera cumplir a través de la plataforma de contratación del sector público, una herramienta para cumplir los requisitos de contratación en materia electrónica.

Estos nuevos sistemas de licitaciones electrónicas son gratuitos para las administraciones que deciden integrarse en ella, ahorrándoles además muchos trámites burocráticos, lo que permitirá reducir los tiempos de respuesta y los costes asociados a los procedimientos de contratación pública para los organismos públicos y los operadores económicos.