El 2018 aparentemente va a ser un año complicado para la financiación de start-ups, puesto que el Estado y algunas Comunidades Autónomas no tienen todavía aprobados sus presupuestos. Sin embargo, parece que el sector privado sigue manteniendo e incrementando su capacidad de financiación, y eso es muy buena noticia. 

En el artículo de hoy queremos compartir algunas de las mejores opciones financieras de este año, entre las cuales podrás decidir qué tipo de financiación encaja mejor con tu empresa, dependiendo del sector en el que te encuentres y la madurez de tu negocio. ¡Toma nota!

Préstamos bancarios

 

En el ámbito bancario cabe mencionar la iniciativa TRUST-U de BBVA, que facilita el acceso a la financiación de las pequeñas empresas. Se trata de un modelo de financiación que vincula la concesión de un préstamo a tener cierto apoyo económico de familiares y amigos. Suena bien, ¿no? Para saber más, puedes leer Trust·u, financiación con un poco de ayuda de tus amigos.

SGR, ICO y BEI

 

Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), así como el Instituto de Crédito Oficial (ICO) siguen teniendo fondos, además de aportar mucha liquidez al sistema. Lo normal es que pidan avales personales y otras garantías, fundamentales para otorgar la financiaciónEn el caso de las SGR, recuerda que hay una por cada región, como puede ser Avalmadrid en Madrid.

Para inversiones importantes en activos tangibles o intangibles, no hay que olvidarse de la European Investment Bank (EIB) que sigue manteniendo sus líneas.

Crowfunding

 

A pesar de que la regulación y la supervisión por parte de la CNMV estrecha su acción, el crowfunding o financiación colectiva está muy vivo y en proceso de especialización aparentemente. Desde el líder Crowdcube hasta plataformas como La Bolsa Social (especializada en emprendimiento social) o Adventurees (con asesoramiento muy personalizado), el crowfunding es un sector en alza que está ayudando mucho a completar rondas.  

Crowdlending

 

Se considera Crowdlending un tipo de préstamo financiado con capital privado, que funciona bien como alternativa al descuento de pagarés y facturas en bancos y otros establecimientos, además de micropréstamos. No obstante, el crowdlending parece no haber encontrado aún el modelo para préstamos más importantes, y el cierre de Comunitae ha sido una mala noticia para este sector. 

Business Angels

 

Los Business Angels están más activos que nunca: se están especializando, convirtiendo y aliándose en asociaciones. Por Business Angels entendemos aquellos individuos ‘que toman sus propias decisiones de inversion, aportando su propio dinero a empresas no cotizadas, promovidas por personas que le son ajenas’ ( cit. AEBAN). 

El reto para los Business Angels menos profesionales es grande, porque tener una cartera diversificada en cuanto a riesgos y sectores es una tarea ardua y la planificación fiscal y el control de las participadas muy difícil. Además, algunos han recibido ayudas de iniciativas tan interesantes como el Fondo Isabel la Católica del FEI

Venture Capital

 

El Venture Capital o Capital Riesgo ha dado un salto muy importante en los últimos años. Según el estudio sobre la Madurez del VC en España, co-patrocinado por Ad&Law junto con ENISA y KIBO VENTURES, el sector está avanzando muy rapidamente. Además, iniciativas públicas europeas y nacionales para su fomento como FOND-ICO, han conseguido incrementar fuertemente el sector. Este año está prevista al menos una nueva convocatoria.

Financiación Pública

 

Con ENISA y CDTI un tanto paralizados y expectantes ante la evolución de los Presupuestos Generales del Estado, hay que estudiar bien las posibilidades de financiación en Comunidades con mayor estabilidad política y fondos. Cabe destacar por ejemplo el País Vasco, Galicia o la Comunidad Valenciana que tienen sus propias líneas y convocatorias a las que presentar solicitudes.

Existen además líneas de subvenciones a fondo perdido, préstamos participativos, capital semilla, etc.


Desde Ad&Law recomendamos que cada empresa analice bien su plan de negocio, sus necesidades reales de inversión y su cash-flow previsto antes de decidirse a acudir a cualquier fuente de financiación ajena.

Asimismo, hay que entender muy bien los requisitos de cada financiación y su posible impacto en la empresa. No es lo mismo recibir financiación a través de un crowdfunding que a través de un Business Angel o de un fondo de Venture Capital. Todo tiene ventajas e inconvenientes y por ello estar preparado es sin duda necesario.