Teniendo en cuenta las dificultades económicas que suelen acompañar a los autónomos y emprendedores en sus inicios, existen diferentes ayudas y subvenciones públicas para que el proceso y la adaptación de nuestra pyme o startup no salga tan cara. Ya sea para facilitar a los pequeños empresarios el arranque de su negocio como para ayudarles a expandirse, el Gobierno de España cuenta con un amplio abanico de ayudas y bonificaciones para autónomos, pymes y emprendedores. Estas son algunas de las más solicitadas:

  • ENISA Emprendedores: Las ayudas ENISA se crearon para apoyar financieramente a las pymes promovidas por emprendedores sin límite de edad, en sus primeras fases de vida. También hay una línea específica para Emprendedores menores de 40 años, con menores exigencias de fondos propios. No exige avales ni garantías. De esta forma se ayuda a realizar las inversiones necesarias para lanzar el crecimiento de la empresa y además comenzar con una ventaja competitiva clara. La convocatoria para estas ayudas está abierta actualmente y finalizará el 31 de diciembre del 2016.
  • Programa ICEX-NEXT: Este programa se encarga de apoyar y fomentar la internacionalización de la PYME española no exportadora o exportadora pero no consolidada. De esta forma se pretende acelerar el crecimiento internacional de las pequeñas empresas que cuenten con un proyecto competitivo. La ayuda máxima por empresa es de 13.270 euros, los cuales se destinarán por partes al modelo financiero y de marketing y a los gastos de asesoramiento. La convocatoria para este año está vigente actualmente y se cerrará el 15 de diciembre de 2016.

 

  • Préstamos ICO para autónomos: Unas de las ayudas más populares en los últimos años para financiar pequeñas empresas. Los préstamos otorgados por el Instituto de Crédito Oficial, pueden destinarse a la compra de maquinaria, equipos informáticos, mobiliarios para cubrir los problemas de liquidez o incluso pagos obligatorios a Hacienda. Estos préstamos se organizan en tres líneas distintas, una para empresas y emprendedores con problemas de liquidez, otra para aquellos autónomos que cuentan con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca y la última para aquellos que realizan inversiones en el exterior.

 

  • CDTI: el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, tiene varias líneas de ayuda, siempre destinadas a estimular el desarrollo a nivel individual o en cooperación de  de tecnologías novedosas con proyección económica y comercial a nivel internacional. Dependiendo del nivel tecnológico, las empresas podrán acceder a un mayor porcentaje de subvención a fondo perdido y/o de préstamo. La convocatoria para estas ayudas está abierta actualmente y finalizará el 31 de diciembre del 2016.

 

  • Ayudas EMPLEA: Las ayudas EMPLEA nacieron tanto para incentivar el desarrollo de actividades I+D+i en las pequeñas y medianas empresas, como para crear empleo de calidad entre los titulados universitarios que deseen acceder a esa experiencia profesional. A través de estas ayudas se financian los gastos derivados de la contratación de tecnólogos titulados para la realización de esas actividades I+D+i, es decir, la retribución bruta y la cuota empresarial a la Seguridad Social.  En el caso de que el contratado sea un titulado universitario la ayuda no podrá superar los 30.000 euros al año, mientras que si es un no universitario con formación profesional superior, la ayuda máxima será de 25.000 euros al año. Las ayudas se conceden por 3 años.

Existen otras ayudas a nivel autonómico (van saliendo convocatorias periódicamente) y europeo (como el SME Instrument). Del mismo modo, también existen instituciones dedicadas a incentivar el préstamo a pymes tanto a nivel autonómico (como las Sociedades de Garantía Recíproca) como a nivel europeo (como el BEI o el FEI).