El Consejo de Administración es el máximo órgano de gobierno de una compañía y es el encargado de tomar las decisiones que afectarán a todos los ámbitos de la empresa. Es decir, el Consejo define las pautas, el funcionamiento y los objetivos a cumplir. En todo caso, para que exista un Consejo de administración éste debe estar formado por, al menos, tres personas.

La creación de un Consejo de Administración no es obligatorio, es decir, el órgano de la administración de la sociedad mercantil (accionistas y propietarios) puede conformarse de otras formas pero una vez ejecutado, implica el cumplimiento de una serie de requisitos formales que convierten a sus componentes en gestores y responsables también, de la compañía ante la ley.

Además, cada sociedad mercantil tiene sus propias características y necesidades, es por eso que la estructura del consejo de administración cambia dependiendo de la compañía y su realidad. Por lo que la organización perfecta del Directorio variará dependiendo de las necesidades, sin un número predefinido de miembros.

Aun así, todo Consejo debe contar con un Presidente, encargado y responsable de coordinar y presidir las reuniones así como de elaborar el orden del día. Varios Consejeros, obligados a conocer la realidad de la compañía y a aportar sus opiniones, siendo junto al Presidente, los responsables de las decisiones de la compañía. Además, el número de estos Consejeros variará según el tamaño de la sociedad mercantil y se dividirán en; Consejeros Ejecutivos, Independientes y Dominicales.

También debe contar con un Secretario del Consejo que tiene como objetivo garantizar la corrección de los procedimientos y el cumplimiento de la normativa establecida. Por ello, es conveniente que sea un letrado el que ocupe dicha función. Y por último y si la capacidad de la compañía lo demandara, se podría incluir en el Consejo figuras como las de Vicepresidencias, las Vicesecretarías y las Comisiones (para acometer objetivos muy especializados y de mucha responsabilidad en la empresa).

Por otro lado, las funciones que deben cumplir, en términos generales y en la gran mayoría de compañías, los Consejos de Administración son: la aprobación de las estrategias generales de la compañía, el control de la ejecución y obtención de los objetivos estratégicos, el establecimiento y control de los presupuestos y proyecciones financieras, la toma de decisiones sobre inversiones importantes, operaciones societarias de cualquier tipo, establecimiento de la política de retribuciones y el establecimiento de la política de comunicación e información al accionista.

Asimismo, para desarrollar todas las cuestiones claves de la compañía y tomar decisiones, es importante que todos los componentes del Consejo de Administración sean expertos en los diferentes temas y tengan una gran visión empresarial y de liderazgo. Además, todos los empleados de la empresa deben ser conscientes y saber que el Consejo de Administración es el máximo órgano y representante de la compañía y que las decisiones que ellos decidan son  “indiscutibles” por todos los miembros.